Guido Cimadomo y Ángel Martínez García-Posada, finalistas en la categoría ‘Muestra de Investigación’ de la BEAU

Publicado el 7 junio, 2021

Los arquitectos colegiados Guido Cimadomo y Ángel Martínez García-Posada, han sido elegidos finalistas en la categoría “Muestra de Investigación” de la XV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (BEAU), que premia lo más relevante de la arquitectura y el urbanismo de los últimos tres años (de 2018-2020). Asimismo, una de las publicaciones editadas por  la colección Arquitectura-Textos de Doctorado del Instituto de Arquitectura y Ciencias de la Construcción de la Universidad de Sevilla, que dirige el arquitecto colegiado Antonio Tejero, junto a Marta Molina, ha resultado finalista en este ámbito. 

Esta categoría se subdivide en otras tres: Producto, Publicaciones y Artículos. Así, Cimadomo ha resultado finalista en la subcategoría de “Artículos” con un texto que lleva por título “Las grandes exposiciones del siglo XXI frente a la fragilidad del territorio” y que se publicó en la revista Zarch

Sobre este artículo de investigación:

“Las exposiciones no son eventos autónomos ni homogéneos, al contrario, su desarrollo constituye la trama de una historia discontinua, el espejo de una sociedad en evolución que experimenta sus reglas y sus paradigmas, mostrándolos a la sociedad.

A través de cartografía y bibliografía específica, además de las experiencias personales de los autores, se analizan los eventos de Hannover (2000) que marca el comienzo de las exposiciones del presente siglo, Shanghái (2010), y Milán (2015) para comprender los efectos que los eventos expositivos tienen sobre la transformación de la ciudad y del territorio, en un momento en el cual existe una renovada preocupación sobre el devenir de las ciudades, sometidas a grandes tensiones y exigencias.

Los terrenos destinados a estos eventos son un eslabón para unir fragmentos dispersos preexistentes o para crear nuevas centralidades, siempre con el resultado de aumentar la huella metropolitana gracias a las ingentes inversiones que las exposiciones catalizan.

Las políticas y estrategias empleadas han ido variando en las últimas décadas incluyendo aspectos relacionados con la sostenibilidad y la resiliencia, pero los resultados no parecen ofrecer indicios que ningún gran evento haya sido capaz de resolver satisfactoriamente los problemas de la fragilidad frente a las presiones urbanas, en el límite entre naturaleza y espacio construido, ni la dicotomía permanente–temporáneo que alcanzan una relevancia clave en la planificación de los eventos”.


Por otra parte, en la sub categoría de “Publicaciones”, encontramos “La Obra Abierta: La idea de tiempo en las obras de arquitectura y arte en el territorio”, un ejemplar de Ángel Martínez García-Posada y Pablo Blázquez Jesús editada por Recolectores Urbanos Editorial. 

Sobre esta publicación:

No hay certezas y, si las hubiera, no se sostendrían en el tiempo, gran destructor.” Así comienza el texto inaugural de La Obra Abierta, en el que Eduardo Prieto reflexiona sobre la idea de la ruina
a través de las obras de Giambattista Piranesi, John Soane o Robert Smithson. La cita, a pesar de abrir el libro, desvela su objetivo y su final: los espacios, lugares, historias y tiempos que contiene reflexionan sobre lo inacabado, las incertezas de la arquitectura y los pliegues de la materia.

Las obras, como la propia publicación, no concluyen en una anularidad perfecta. Siempre están expuestas a la acción del tiempo. Existe una suerte de simetría lírica entre aquello que no está terminado y lo que ha empezado ya su camino a la ruina. En torno a ese punto asintótico, respecto al que cabe acercarse o alejarse, hay una banda reverberante en la que es difícil saber si algo se encuentra cercano a su final, o si alguna vez llegó a darse por concluido y se sitúa entonces en una fase posterior de degradación. En ese espacio ambiguo y abierto se mueven los relatos de una Obra Abierta que se ha bifurcado, transformado y alterado desde la celebración de un seminario homónimo en noviembre de 2018 en la Universidad de Sevilla.

La densidad de historias contadas hace que sean presentadas en dos volúmenes, articulados, a su vez, en dos secciones: “Reflexiones”, en la que tienen cabida escritos propios y de autores invitados, y “Fragmentos”, compuesta de una colección de textos de referencia en los que se cruzan Franz Kafka, Italo Calvino o Marguerite Yourcenar con José Hierro, Rafael Moneo o Juan Navarro Baldeweg.

Escritura y arquitectura se diluyen, así, como líneas efímeras sobre la corriente. La arquitectura y el arte, como toda expresión creativa, son fugaces, perecederas, como lo son las hojas que componen esta publicación. Todo cuanto se escribe se convierte en polvo en el momento mismo en que se ha escrito. El interés por aquellas creaciones que se bifurcan entre lo inacabado o se encaminan hacia una inexorable ruina, es sobre lo que esta publicación quisiera reflexionar a través de la literatura. Una sucesión de espacios y escritos en los que depositar la vida misma, que mientras dura estará, por tanto, siempre inacabada, abierta.


Mención especial hacemos a nuestro colegiado Antonio Tejedor, que dirige la colección Arquitectura-Textos de Doctorado del Instituto de Arquitectura y Ciencias de la Construcción de la Universidad de Sevilla junto a Marta Molina, y que ha editado el libro “Topografías arquitectónicas en el paisaje contemporáneo” del autor Carlos Rodríguez Fernández, que ha resultado finalista en la sub categoría de “Publicaciones”.

Sobre la publicación:

La investigación explora las estrategias de construcción de topografías arquitectónicas ligadas a los asentamientos humanos en forma de acrópolis, plataformas y avenidas monumentales. Se analizan los casos paradigmáticos de paisajes topográficos de gran escala que se producen durante la segunda mitad del S.XX y que orbitan en torno a la construcción de la ciudad, empleando mecanismos arqueológicos, escultóricos, materiales y temporales, que actúan en todo momento como instrumentos arquitectónicos. En un recorrido de ida y vuelta, las influencias que la arqueología y la ciudad antigua tuvieron sobre la arquitectura, y en concreto con el fenómeno de construcción de grandes paisajes urbanos como el Eje Monumental de Brasilia de Lucio Costa y de experimentos como City de Michael Heizer y el Parque Moerenuma de Isamu Noguchi, son devueltos como herramientas de proyecto en el paisaje arqueológico de Tiermes, un verdadero laboratorio de investigación con la topografía, el paisaje y la arqueología.


En este sentido, la Bienal Española quiere mostrar también la relación de la arquitectura y el urbanismo con la industria y las creaciones producidas a través de ella, así como los trabajos que promuevan la investigación y divulgación de la arquitectura y el urbanismo en una sociedad cada vez más plural. La muestra de investigación de la XIV BEAU quiere continuar con el trabajo iniciado en la anterior edición, ampliando el panorama de obras de la Bienal con campos de trabajo que ilustran la diversidad actual de la profesión y que contribuyen finalmente a una arquitectura y un urbanismo de mayor calidad.