Bjarke Ingels Group, ganador del concurso de arquitectura para la futura sede del Centro Común de Investigación (JRC) de Sevilla

Publicado el 8 abril, 2022

La propuesta de Bjarke Ingels Group (BIG) ha resultado ganadora del concurso internacional de arquitectura, convocado por la Comisión Europea con la colaboración de la Unión Internacional de Arquitectos y el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla, para la futura sede del Centro Común de Investigación de Sevilla (JRC, por sus siglas en inglés). El centro europeo de investigación ha presentado este jueves en un evento en Sevilla los detalles del futuro edificio, inspirado en los principios de la Nueva Bauhaus Europea, que busca ser referente en sostenibilidad e innovación.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha destacado durante el acto que “Sevilla muestra el camino, y junto con cientos de ciudades europeas, lidera la transición hacia un modo de vida más ecológico, resiliente e inclusivo. Porque el brutal ataque ruso a Ucrania, y el precio insostenible de la energía, evidencia que tenemos que acelerar el Pacto Verde Europeo.” Asimismo, ha señalado que “este es nuestro primer edificio inspirado por completo en los principios de la Nueva Bauhaus Europea. Y muestra por primera vez, la imagen y el sentimiento del Pacto Verde Europeo”.

El proyecto, previsto en la parcela del antiguo pabellón de los Descubrimientos de la Isla de la Cartuja de Sevilla, afianzará el objetivo de la ciudad de Sevilla para descarbonizar Cartuja y convertirse en referente mundial para la sostenibilidad. Inspirado en las calles de Sevilla, el estudio ganador propone cubrir todo el recinto con una cúpula de porches solares que proporcione sombra a una plaza, un jardín y también al edificio, que se ubicará en diagonal. Estos tejados son hojas fotovoltaicas ligeras cuadradas apoyadas sobre columnas, que van cogiendo altura para crear, además, un espacio público y acogedor al aire libre.

El arquitecto danés Bjarke Ingels ha destacado que se ha “buscado que el rendimiento sostenible del edificio lleve una estética arquitectónica que no solo haga que el edificio funcione mejor, sino que también lo haga más habitable y más hermoso: un nuevo ambiente andaluz”.

El diseño da prioridad a los materiales de origen local, como la piedra caliza, la madera y la cerámica. Asimismo, se usará el hormigón con bajas emisiones de carbono, lo que reduce hasta un 30 % de las emisiones de CO2, y el acero reciclado. El jardín cuenta con vegetación local y agua recogida de la lluvia, con el fin de crear un microclima cómodo.

En su interior, contará con un centro de conferencias y espacios sociales en la planta baja, mientras que las oficinas y las unidades de investigación ocupan las plantas superiores. Los lugares de trabajo colaborativos dan a la plaza, mientras los espacios de trabajo individuales al jardín. La configuración propuesta está diseñada para ser totalmente flexible y adaptable en función de las necesidades futuras y, además, promueve la colaboración y la creación conjunta. 

BIG cuenta con el estudio de arquitectura HCP como arquitectos locales para desarrollar este proyecto en Sevilla. El siguiente paso será el desarrollo de los proyectos básico y de ejecución, previstos para primavera de 2023.

Unanimidad del jurado

Respaldado por la Unión Internacional de Arquitectos y apoyada por el Consejo de Arquitectos de Europa, el concurso se inició con una fase abierta de preselección de 15 equipos multidisciplinares a la que se presentaron 66 estudios. Los 15 seleccionados presentaron un concepto de diseño del edificio, así como opciones de urbanización de la parcela, de acuerdo con los requisitos definidos en el pliego del concurso.

Tras tres días de deliberación de las candidaturas, presentadas al jurado de forma anónima, el pasado 25 de marzo se decidió otorgar el primer premio a Bjarke Ingels Group, el segundo premio al estudio Dorte Mandrup y el tercero a la empresa Cobe. Dado el alto nivel de las propuestas, el jurado otorgó también tres menciones especiales a los estudios ALA Oy, MECANOO y Muoto.

El fallo del jurado, compuesto por arquitectos internacionales de reconocido prestigio, y representantes institucionales de la Comisión Europea, ha sido unánime. En su veredicto, ha señalado, en primer lugar, la “autosuficiencia desde el punto de vista energético” con la canalización de la energía solar y ha destacado que este “aspecto que se ve reforzado por el contexto energético actual y va en consonancia con el programa e-City Sevilla”. Asimismo, asegura que el diseño refleja los valores de la Nueva Bauhaus Europea de transparencia, inclusión y eficiencia energética.

Concretamente sobre el diseño, el informe del jurado resalta la imagen de una cúpula que ofrece sombra mientras produce energía solar, ofreciendo “integración con el espacio abierto” y señala que la plaza planteada crea un “terreno acogedor y flexible”. Asimismo, valora que la explotación de la energía solar transmite un “mensaje firme sobre el compromiso de la Comisión Europea con la transición y los objetivos del Pacto Verde Europeo”.  

En este sentido, durante el evento de presentación, la comisaria de Innovación, Ciencia, Cultura, Educación y Juventud de la Comisión Europea, Mariya Gabriel, ha manifestado que la futura sede es a lo que “tenemos que aspirar en el marco de la Nueva Bauhaus Europea. Es importante adoptar nuevas perspectivas, con las normas más estrictas de sostenibilidad combinadas con la calidad arquitectónica, la integración en el entorno urbano y la apertura a la ciudadanía”. Gabriel también ha agradecido el apoyo de la ciudad de Sevilla en este proyecto.

Además, el director general del JRC, Stephen Quest, ha manifestado que se trata de “una oportunidad ideal para predicar con el ejemplo ya que el futuro edificio será uno de los primeros ejemplos de arquitectura inspirada totalmente en los valores de la Nueva Bauhaus Europea, al tiempo que se logra la máxima eficiencia energética y la sostenibilidad del ciclo de vida, una cuestión de máxima importancia en la actualidad”. Asimismo, el director del JRC en Sevilla, Mikel Landabaso, ha señalado que este proyecto simboliza un compromiso de Europa con el Sur y “apunta la dirección a tomar para acelerar y hacer realidad la transición energética y buscar la autosuficiencia energética”.

Por su parte, la directora de la Representación de la Comisión Europea en España, María Ángeles Benítez, ha manifestado que “la ambición de la Comisión Europea es que la futura sede del JRC sea una referencia para la ciudad de Sevilla, un edificio que se situará en la encrucijada entre la sostenibilidad y el estilo, entre la transformación ecológica y la estética. La futura sede del JRC proyectará así los valores de la Nueva Bauhaus Europea y pondrá a Sevilla a la vanguardia de esta nueva tendencia arquitectónica”. 

Centro Común de Investigación (JRC)

El futuro edificio se convertirá en la sede permanente del Centro Común de Investigación (JRC, por su nombre en inglés, Joint Research Centre), en el que actualmente trabajan cerca de 400 personas de la toda Europa. Con un diseño integrador, pretende ser un ejemplo de encuentro entre el mundo de la ciencia y la tecnología con la cultura.

El JRC, con seis sedes en Europa, es el servicio científico de la Comisión Europea; una Dirección General que proporciona apoyo independiente, información técnica y datos para el diseño e implantación de las políticas europeas. Se instaló en Sevilla en 1994 y, a día de hoy, desde la capital andaluza se desarrollan estudios fundamentales para el funcionamiento e implantación de las principales políticas europeas, como el camino a la sostenibilidad, la economía digital, la independencia energética y la recuperación económica tras las crisis que están surgiendo, como la invasión de Ucrania o la pandemia. En un contexto europeo y mundial como el actual, los datos y la ciencia cobran aún más relevancia como cimientos de decisiones políticas sólidas y bien diseñadas.

Con su futura sede permanente en Sevilla, el JRC busca consolidar su relación con la ciudad y con Andalucía, contribuyendo, por ejemplo, a la calidad arquitectónica de la ciudad de una forma compatible y complementaria al desarrollo de la estrategia eCitySevilla, en línea con los objetivos de desarrollo urbano sostenible recogidos en la ciudad en el Plan Estratégico Sevilla 2030.