Las Cortes Generales aprueban definitivamente el proyecto de Ley de Calidad de la Arquitectura

Publicado el 9 junio, 2022

El proyecto de Ley de Calidad de la Arquitectura ha sido aprobado definitivamente tras lograr el respaldo de una amplia mayoría del Pleno del Senado, por lo que termina así su tramitación parlamentaria con un gran consenso.

Esta ley consiguió su aprobación en la Comisión del Congreso de los Diputados con 35 votos a favor y una abstención, es una de las reformas recogidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La entrada en vigor de esta ley consigue cumplir cumplir uno de hitos acordados con la Comisión Europea para el desembolso de los fondos NextGenerationEU.

La presidenta del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), Marta Vall-llossera, destaca que “este es un día importante para la profesión” y agradece “el trabajo de tantas personas en la tarea de sacarla adelante”. Desde esta organización, además, aplauden a todas las personas e instituciones implicadas, especialmente a la Dirección General de Agencia Urbana y Arquitectura y al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma).

Una de las principales metas de esta ley es promover vínculos que fomenten el acercamiento de la arquitectura a la sociedad. La iniciativa surge de la convicción de que un entorno construido de calidad tiene un efecto muy directo en la reducción de desigualdades y busca dar respuesta al incremento de la conciencia social, medioambiental y de revalorización del patrimonio arquitectónico, proceso que se ha acelerado con la pandemia por la Covid-19.

Así pues, con ella, se persigue que las actuaciones de rehabilitación del parque público de edificios se guíen por criterios de calidad, integralidad y planificación previa. Todo ello con el necesario enfoque ejemplarizante que corresponde ejercer a la Administración Pública, que debe velar por la calidad y la capacitación del sector.

La norma recoge medidas específicas para promover desde los poderes públicos la difusión nacional e internacional de la Arquitectura, el apoyo a las empresas y a los profesionales españoles, el establecimiento de incentivos y premios que reconozcan la calidad, el impulso de la investigación y la innovación y, por supuesto, la protección de los valores del patrimonio construido. Además, incluye el fomento de la rehabilitación, regeneración y renovación urbanas sostenibles.