El colegiado COAS Antonio Raso codirige la restauración de la Casa de los Leones de Lora del Río

Publicado el 27 mayo, 2019

El pasado jueves 23 de mayo, Antonio Raso, colegiado COAS, y César Egea, colegiado COACO, visitaron con el alcalde de Lora del Río, Antonio Miguel Enamorado, las obras de restauración que ambos arquitectos están llevando a cabo en la “Casa de los Leones” del municipio loreño, un edifico del barroco sevillano (1765) construido en pleno centro histórico de la localidad. 

Durante la visita por las diferentes estancias rehabilitadas y restauradas en la Casa de los Leones, el equipo de arquitectos y restauradores explicaron las diversas técnicas llevadas a cabo para conseguir poner en valor este emblemático edificio loreño. “Hay previsiones de que a finales del verano se abra la parte inferior del edificio, con varios salones de celebraciones; por su parte, la parte dedicada al hotel -con 11 habitaciones- se abrirá más tarde, una vez finalice el proceso de rehabilitación de la zona superior de la Casa de los Leones”, comentaron.

Según el alcalde de Lora del Río, “nos encontramos ante un edificio declarado BIC que se encuentra en las inmediaciones de otros dos edificios de igual categoría, el Ayuntamiento y el Castillo; con esta iniciativa privada, se va a conseguir recuperar este magnífico edificio del barroso sevillano, con la puesta en marcha de un hotel de lujo y un salón de celebraciones tanto para los loreños como para todos aquellos que quieran visitar o celebrar algo en Lora del Río”.

Casa de los Leones

Ubicada muy próxima al edificio del Ayuntamiento de Lora del Río, su estructura y elementos decorativos presentan las características generales de otras tantas casas-palacio similares levantadas en la segunda mitad del siglo XVIII en distintas localidades de la provincia de Sevilla.

La fachada, de dos plantas de altura, está construida en ladrillo a excepción de su portada, y conserva todavía sobre su superficie parte de la ornamentación de esgrafiado que simula un aparejo almohadillado.

De entre sus elementos exteriores sobresale su majestuosa portada realizada en piedra y enmarcada por pilastras cajeadas de orden jónico, superpuestas, que se apoyan sobre basamentos de tipo bulboso. Sobre el dintel del hueco de entrada se presenta el característico baquetón barroco de trazado mixtilíneo; y algo más arriba, sobre el entablamento, el escudo de la familia Montalbo, sostenido por dos leones rampantes, que hoy le dan nombre a toda la casa.

Sobre la planta superior, y en el extremo izquierdo de la fachada, se levanta una elegante torre-mirador abierta por dos de sus frentes contiguos. En ambos frentes presenta vanos dobles, acabados en arcos de medio punto, y sostenidos por columnillas de ladrillo.

Fotografía: Javier Orive. Pintura: Nicolás Luca de Tena.