La Mesa de la Construcción de Sevilla alza la voz ante “una ciudad paralizada”

Publicado el 9 marzo, 2018
mesa-construccion

Sevilla se consume en su parálisis. Una realidad inasumible que ha motivado la reactivación de la Mesa de la Construcción de Sevilla para arrojar luz ante las deficiencias de una ciudad que se ahoga en su propia inmovilidad. La decana del COAS, Cristina Murillo, junto a los representantes de los Colegios de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía, Ceuta y Melilla; de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Sevilla; de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla;  de Administradores de Fincas de Sevilla; y de Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental, junto a GAESCO, han sumado fuerzas en esta mesa que agrupa a unos 8.500 profesionales del sector en la provincia de Sevilla, competentes en las áreas que vitalizan este territorio. Lo hacen con espíritu colaborador y crítico para abordar “los graves problemas de una ciudad en la que sus gobernantes están jugando a pies quietos”.

“Que una ciudad de 700.000 habitantes tenga unas infraestructuras del año 1987 no es de recibo. La ciudad lleva parada mucho tiempo. Necesita un crecimiento sostenible y de calidad“, explicó la decana del COAS. Según Murillo, cada vez son más los que se marchan a otras localidades cercanas a Sevilla como Dos Hermanas, Mairena, Bormujos…

El presidente de la Mesa de la Construcción de Sevilla, José Abraham Carrascosa, Decano de la Demarcación de Andalucía, Ceuta y Melilla del CICCP, ha puesto el foco en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, aprobado en 2006, que en la actualidad tiene ejecutado aproximadamente el 5%, “un dato objetivo” que evidencia la urgencia de medidas efectivas y ágiles para reavivar su pulso. En opinión de la Mesa, la “revisión total del PGOU” debería descartarse por completo, a la vista del retraso patente en las actuaciones proyectadas, e implementar modificaciones puntuales de tramitación rápida con un compromiso firme de cumplimiento en el sprint final del último año de legislatura del alcalde, Juan Espadas. “Nos ofrecemos para aportar al Ayuntamiento esas soluciones a corto plazo, sustentadas por la solvencia de nuestros profesionales, sin escenificar innumerables mesas sectoriales que acaban muriendo por su inutilidad”, ha incidido Carrascosa.

En el listado de los ‘debes’ de esta ciudad, el presidente de la Mesa de la Construcción de Sevilla ha incluido actuaciones sobre los sistemas de transporte de pasajeros (como la Red de Metro, Tranvía, Cercanías y el acceso ferroviario al aeropuerto), sobre el transporte de mercancías (incluyendo el nuevo acceso ferroviario al Puerto, Majarabique), y sobre la red viaria (entre ellas la SE‐35, el enlace de la SE‐20 y otras muchas). “Estas infraestructuras no están hechas, ni parece que se esperen, porque no hay dinero o el dinero ya se ha gastado”. Asimismo, considera “imprescindible” la redacción de un Plan del Área Metropolitana, “que llega veinte años tarde” y que resolvería muchos de los problemas actuales de la ciudad, así como la revisión del Plan de Transporte Metropolitano, poniendo al frente de todo ello una autoridad de intervención en este área que coordine las actuaciones y se haga responsable de su cumplimiento y de su correcto funcionamiento.

Otro de los frentes de batalla, como ha expuesto el Vicepresidente de la Mesa, Manuel Bermudo, Presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Sevilla, lo marca la falta de suelos finalistas en la ciudad, ya que los que en la actualidad existen, son “inviables” para su desarrollo, bien por los usos previstos en el planeamiento, cargados en exceso de “servicios terciarios o servicios avanzados” completamente “obsoletos” y alejados de las necesidades tanto actuales como a medio‐largo plazo de la ciudad, bien por los altos costes del proceso de urbanización y los tiempos establecidos para ponerlos en carga. Por tanto, es preciso reconsiderar este planeamiento en el que, según Bermudo, existe un “exceso de suelo terciario, falta suelo residencial desarrollado para empezar a construir y en el que, además, habría que adaptar las condiciones en su día establecidas para las Viviendas Protegidas, hoy prácticamente desaparecidas e inviables para la iniciativa privada”.

 

El Vicepresidente de la Mesa de la Construcción ha llamado la atención sobre un fenómeno que agravará el colapso de la ciudad si las administraciones competentes no dejan de mirar hacia otro lado. El creciente turismo que atrae Sevilla requerirá de infraestructuras para absorber el incremento de la demanda, así como de la regulación de los negocios y del uso del parque residencial con fines turísticos. Este fenómeno ha acabado con la mayor parte de la oferta de alquiler de viviendas, y lo poco que existe se ha encarecido notablemente, hasta impedir la posibilidad de vivir en el centro de Sevilla a los sevillanos.

Por último, la Mesa ha valorado positivamente el anuncio del Ayuntamiento de Sevilla de la remodelación del área de Urbanismo, con la integración de Medio Ambiente, que “aunque llega tarde, podría ayudar a desatascar las decenas de proyectos enterrados en la inoperancia actual de este servicio” y que será de notable importancia para las pequeñas y medianas empresas. En este punto, el presidente de la Mesa de la Construcción de Sevilla ha sido tajante, “le damos 100 días al Ayuntamiento para reactivar esta área y demostrar su operatividad o volveremos a actuar”. La reordenación de personal de Urbanismo debería venir acompañada, sin dilación, por una modernización de sus sistemas y de su funcionamiento buscando una mayor eficacia y agilidad en la resolución de expedientes.