#JVNARQCOAS – Testimonios: Antonio González Liñán

Publicado el 16 julio, 2020
Publicamos, en el apartado ‘testimonios’ de #JVNARQCOAS, el texto que nos manda Antonio González Liñán de SV60 CORDÓN & LIÑÁN ARQUITECTOS. SV60 Arquitectos fue creada por Antonio González Cordón (1950-2018) y Antonio González Liñán en 2002, centrando la mayoría de su trabajo en encargos públicos a través de concursos y en encargos privados.
 
Muchas gracias por tu tiempo y por tus palabras.

Podéis escribirnos a vocaljovenesarquitectos@coasevilla.org para mandarnos vuestros testimonios (texto o vídeo).


 

“Cuando pronuncio la palabra Futuro, la primera sílaba pertenece ya al pasado…”

Las tres palabras más extrañas. Wislawa Szymborska.

Siempre he sentido cierto pudor en aconsejar a las personas sobre el futuro cuando no tengo certezas del mío propio. Únicamente desde mi experiencia y conocimiento, todavía ambos en fases intermedias, puedo intentar transmitir a los jóvenes arquitectos los preceptos que, acertados o equivocados, me aplico yo mismo a la hora de ejercer la profesión.

Estos son mis consejos:

Formaros, más allá de la arquitectura. El conocimiento es la base de la invención. La arquitectura es una disciplina de muy largo recorrido, y tiene muchos caminos profesionales. Las Escuelas de Arquitectura nos proporcionan las bases de un conocimiento específico, pero ejercer la profesión conlleva ampliar constantemente nuestra formación y explorar caminos complementarios que nos permitan adaptarnos a la realidad cambiante. La cultura, como motor de la evolución, es el sustento intelectual de la arquitectura, pero en el mundo profesional, la economía, la gestión empresarial o las nuevas tecnologías son indispensables y tendréis que aprenderlas por vuestra cuenta.

Aprended a perder. Aunque en principio no pueda parecer muy optimista, es muy importante que los arquitectos sepamos perder, la frustración no debe aparecer cuando no ganamos un concurso, cuando se para una obra o cuando tenemos un cliente que no nos escucha.

Normalmente los procesos más cortos en la arquitectura no duran menos de tres años y los más largos pueden tender al infinito, la paciencia es una herramienta imprescindible para el arquitecto, la perseverancia y el esmero en nuestro trabajo serán cualidades que debemos interiorizar profesionalmente para que parezcan innatas.

Haced que el mundo sea más sostenible. Sin discursos impostados ni teorías forzadas, los arquitectos tenemos una gran responsabilidad con las generaciones futuras que habitarán nuestros edificios y ciudades.

Aprended a vivir en el caos, haced de lo impredecible una virtud y no una desventaja, desde que Darwin nos alumbró, la evolución va ligada a la adaptabilidad al medio, y cada vez tenemos que adaptarnos más rápidamente, porque el futuro cabalga veloz, más rápido que las palabras.

Antonio G. Liñán. Arquitecto.