El COAH otorga al estudio Baum Lab su XXVIII Premio de Arquitectura

Publicado el 13 octubre, 2021

El Colegio Oficial de Arquitectos de Huelva (COAH) ha otorgado su XXVIII Premio de Arquitectura al proyecto de una vivienda unifamiliar en Isla Cristina, Casa-patio en la playa, del estudio Baum Lab, con colegiados COAS. 

Marta Barrera, Javier Caro y Miguel Gentil son los socios del estudio de arquitectura sevillano premiado doblemente por este trabajo, ya que también se ha hecho acreedor del galardón otorgado por los colegiados con voto directo.

La incógnita sobre el premio se ha prolongado hasta la misma gala, celebrada el jueves 30 de septiembre en Las Cocheras del Puerto, donde se ha dado a conocer el nombre del proyecto ganador ante todos los invitados.

Casa-Patio en la playa destaca, según el jurado, por “la pureza y el minimalismo del volumen arquitectónico, la funcionalidad de un programa que ha sabido adaptar la tipología tradicional al albedrío de los hábitos estacionales”.

En este sentido, en el acta se subraya la capacidad de los arquitectos para combinar “una clara preocupación por la sostenibilidad y la eficiencia energética con el equilibrio entre un acertado uso de las soluciones constructivas y la elegancia en la composición de los materiales empleados”.

Marta Barrera y Miguel Gentil recogieron la 28 edición del premio de manos del decano del COAH, Francisco Rodríguez-Pantoja. Ya antes fueron reclamados al escenario para recibir el Voto de Opinión emitido por los colegiados a través de la web del órgano entre las 13 candidaturas presentadas este año, que prácticamente duplica las del año pasado, cuando fueron 7. En este caso, la presidenta de la Autoridad Portuaria de Huelva, Pilar Miranda, fue la encargada de entregar la distinción, que remarca los méritos del proyecto destinado a una vivienda privada en el municipio de Isla Cristina.

Reseña del estudio

Esta casa reinterpreta la idea de la casa del patio. El entorno no es atractivo y proponemos una arquitectura autoreferida. Paredes semitransparentes, resueltas con celosías, se asemejan a la arquitectura musulmana. Hay una referencia constante del jardín desde cada espacio interior.

La entrada a la casa propone una secuencia clara: plataforma, umbral, vestíbulo y patio, todos ellos con un mosaico tradicional portugués de piedra blanca.