Los colegiados COAS Elena Jiménez y Abelardo Linares repiten primer premio en el Concurso de Arquitectura Richard H. Driehaus

Publicado el 18 junio, 2019

Por segundo año consecutivo, el estudio sevillano Jiménez & Linares, de los colegiados COAS Elena Jiménez Sánchez y Abelardo Linares del Castillo Valero, ha recibido un primer premio en el Concurso de Arquitectura Richard H. Driehaus, certamen internacional promovido por la fundación INTBAU para la difusión de la arquitectura tradicional, financiado por el filántropo norteamericano R. Driehaus, y en colaboración con los Ministerios de Fomento y de Cultura, así como la Fundación Rafael Manzano, vinculada con Sevilla.

En esta ocasión, el jurado ha decidido otorgar el primer premio, dotado con 12.000€, a la propuesta Béjar ante el espejo, desarrollada por Linares y Jiménez, con la colaboración de Paloma Márquez Aguilar y Javier Barangua Gómez-Calero, y cuyo diseño destacó por la “ordenación de los diversos espacios a intervenir y el diseño de los nuevos volúmenes planteados”.

El proyecto, según explican los autores, busca subrayar el gran valor paisajístico de la cornisa norte de Béjar. Para ello, se busca crear un conjunto urbano capaz de atraer nueva actividad a esta parte del casco histórico. Este conjunto se compone de tres operaciones encaminadas a revitalizar el corazón del barrio. La primera consiste en la rehabilitación de un antiguo obrador textil del siglo XIX, para convertirlo en una nueva escuela de oficios textiles, que de continuidad a esta importante industria tradicional. La segunda operación busca crear una plaza-mirador; un espacio de convivencia que de una mayor dar una mayor visibilidad a la escuela de oficios, y que permita abrir la ciudad al paisaje del río, con un gran balcón desde el que contemplar el valle. La tercera operación, consiste en crear un edificio con soportales comerciales que, sustituyendo el actual edificio auxiliar del obrador, de solución al importante desnivel de más de seis metros, que existe entre el entorno de la escuela de oficios, y las calles colindantes. Este edificio, albergaría dos escaleras que permitirían unir la zona de la Iglesia de Santa María la Mayor a la nueva plaza, además contendría diferentes locales que contribuyan al desarrollo del comercio en esta parte de la ciudad.

De forma paralela, hacia el oeste el proyecto contempla la reurbanización del paseo de la cornisa ampliando las aceras y plantando árboles en su recorrido, para crear un espacio de estancia, con juegos de niños, bancos y zonas verdes. Finalmente, hacia el oeste, se proyecta la construcción de una residencia de estudiantes en la Calle de los Curas, para los alumnos de la nueva escuela de oficios textiles.

La propuesta de intervención de este municipio buscaba revalorizar y revitalizar el área de La Antigua, que, como tantos conjuntos urbanos españoles, está sufriendo los efectos de la despoblación. La actuación urbanística se dirige a potenciar el espacio en torno a la Iglesia de Santa María, el Museo Judío y varios edificios de la época de esplendor de la industria textil local, hoy abandonados. Se busca aportar un nuevo diseño para estos elementos y recuperar así su atractivo para vecinos y nuevos pobladores, rehabilitar como escuela de oficios uno de los antiguos obradores de los famosos textiles bejaranos y diseñar sobre un solar arruinado cercano una residencia para los estudiantes que pudieran formarse en dicha escuela.

Cabe recordar que este concurso está dirigido a promover la práctica de una arquitectura y un urbanismo que preserven y den continuidad a las tradiciones locales y que contribuyan a generar una estructura urbana más bella, coherente, sostenible y socialmente integradora.