‘Arquitecturas y variaciones’ de Juan Molina en Arquemí

Publicado el 13 octubre, 2021

El viernes 15 de octubre a las 20:30 se inaugura la exposición ‘Arquitectura y variaciones’ del artista Juan Molina en el estudio y galería de arquitectura, Arquemí. 

La muestra, que se expondrá hasta el próximo 29 de octubre, podrá visitarse de lunes a viernes en horario de 17:00 a 21:00. 

Según el propio autor, se trata de diecinueve acrílicos sobre papel o lienzo de diversos tamaños. Algunos incorporan fragmentos de papel publicitario o periodístico usado como collage. Una obra está realizada sobre una radiografía. En todas se ha jugado con las transparencias por lo que el color se ha dado en varias capas y, en ocasiones, se advierten pentimentos. En bastantes se ha pintado el paspartú que es una parte más del lienzo.

Los cuadros giran en torno a cuatro asuntos:

  • Interior con impedido. Pieter Jansz Saenredam (1595.1667) fue un creador de prodigiosos y ascéticos interiores de iglesias holandesas.
  • La caída de Ícaro. Su inspiración se halla en el lienzo atribuido a Pieter Brueghel el Viejo que con el mismo título se expone en los Museos Reales de Bruselas.
  • Arquitecturas y paisaje. En las representaciones plásticas de la ciudad ideal del Renacimiento no hay lugar para la naturaleza. Jugando con esta idea se han construido unos cuadros, cercanos a la abstracción, en los que es difícil distinguir el exterior y el interior.
  • Atardeceres. Varias coloridas franjas horizontales sobre una superficie lisa sugieren un paisaje.

En cualquier caso, poco importan los significados aunque sean el elemento central en muchas obras actuales. ¿Quién recuerda las ideas teosóficas al contemplar un Mondrian, el catolicismo trentino ante un Zurbarán o la exaltación de la monarquía absoluta implícita en tantos lienzos de Velázquez? ¿No es posible advertir la violencia y dolor en el Guernica aunque se desconozca el bombardeo histórico de la ciudad vasca por los aviones nazis defensores del levantamiento militar? El valor de esas obras radica en la potencia de sus imágenes y de las reflexiones que provocan más allá de los pensamientos y fines que impulsaron su creación.