24MARZO: Principales novedades que nos afectan en el ámbito laboral y fiscal (Real Decreto)

Publicado el 24 marzo, 2020

Tras la promulgación del Real Decreto declarando el Estado de Alarma al amparo de lo dispuesto en nuestra Constitución, y el Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, más lo ya dispuesto anteriormente en el Real Decreto Ley 7/2020 de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19, queremos transmitiros las principales novedades que nos afectan en el ámbito laboral y fiscal, en un intento de haceros más comprensivo el aluvión de novedades que suponen los citados reales decretos:

ÁMBITO LABORAL

  1. La principal medida que nos puede afectar es la prestación extraordinaria por cese de actividad para los/as trabajadores/as autónomos/as afectados/as por declaración del Estado de Alarma:

Con carácter excepcional y con una vigencia limitada de un mes desde la declaración del Estado de Alarma o hasta el último día del mes en que finalice dicho estado de alarma, de prolongarse este durante más de 1 mes – los/as trabajadores/as por cuenta propia o autónomos/as, cuyas actividades se suspendan, en virtud del RD 463/2020 de 14 de marzo o, en otro caso, cuando su facturación en el mes anterior al que se solicite la prestación se vea reducida, en un 75% al promedio de facturación del semestre anterior, tendrán derecho a prestación extraordinaria por cese de actividad cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  • Estar afiliado/a y en alta en fecha de declaración del Estado de Alarma al RETA.
  • En nuestro caso, acreditar la reducción de su facturación en, al menos, un 75%, en relación con la efectuada en el semestre anterior.
  • Estar al corriente de pago de las cuotas de la Seguridad Social. No obstante, si no se estuviese al corriente, la Seguridad Social, invitará al trabajador/a autónomo/a a que ingrese las cuotas debidas en el plazo improrrogable de 30 días naturales, produciéndose el pleno derecho a la protección si se regulariza el descubierto.

La cuantía de la prestación se determinará aplicando el 70% a la base reguladora. Cuando no se acredite el periodo mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, la cuantía de la prestación será equivalente al 70% de la base mínima de cotización en el RETA.

La solicitud se tramitará ante la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social en la que cada uno/a se haya inscrito, en caso de no haberlo hecho, ha de hacerlo ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Los modelos para la solicitud los podéis encontrar en sus respectivas páginas web.

La duración de la prestación extraordinaria por cese de actividad será de 1 mes, prorrogable hasta el último día del mes en que finalice el estado de alarma.

Esta percepción será incompatible con cualquier otra prestación de la Seguridad Social.

  1. A esta medida habría que añadir otras relativas a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo por causa de fuerza mayor; por causas organizativas, productivas y técnicas; medidas para facilitar el teletrabajo; adaptación de las condiciones de trabajo y reducción de trabajo, que desarrollamos en el documento Anexo I.
  2. Antes de aplicar estas medidas, o para informaros de la aplicación y puesta en práctica de las mismas, os aconsejamos que os pongáis en contacto con vuestras asesorías o utilicéis el servicio de asesoramiento que ha dispuesto el COAS a través del correo electrónico: asesorfiscal@coasevilla.org

ÁMBITO FISCAL

  1. Pocas son las medidas que nos afectan a la generalidad de nosotros, en este ámbito, aunque es de esperar que se adopten otras medidas en los próximos días o semanas que ayuden a paliar la grave crisis de ingresos que cabe esperar en los próximos meses.
  2. Lo primero que hemos de saber que no quedan afectados los plazos para presentar las declaraciones y autoliquidaciones tributarias, por lo que las declaraciones trimestrales habrá que seguir presentándolas en los mismos plazos que siempre en el próximo mes de abril, y la declaración por IRPF del 2019, ha de presentarse entre el 1 de abril y el 30 de junio. Para domiciliar el pago, el plazo finaliza el 25 de junio.
  3. Han quedado cerradas para la atención presencial las oficinas de Hacienda, por lo que la presentación e información habrá que hacerse telemáticamente o mediante presentación bancaria si las declaraciones suponen un ingreso.
  4. Se ha regulado una flexibilización en materia de aplazamientos de determinadas deudas de carácter tributario cuyas principales características son: que todas las deudas tributarias que surjan como consecuencia de las declaraciones y autoliquidaciones cuyo plazo de ingreso o presentación acabe entre el 13 de marzo hasta el 30 de mayo de 2020, podrán aplazarse sin necesidad de aportar garantía hasta la cantidad de 30.000 euros, incluyendo las retenciones e ingresos a cuenta, con carácter ordinario no aplazables; se aplazarán por un periodo de 6 meses sin pagarse intereses los 3 primeros meses, los 3 siguientes al interés legal que es de un 3,75%.
  5. Se suspenden, durante la duración del estado de alarma, todos los plazos procesales en la jurisdicción contencioso-administrativa, así como quedan suspendidos los plazos los plazos de prescripción y caducidad de las acciones y derechos tributarios desde el 18 de marzo hasta el 30 de abril de 2020.
  6. Cabe suponer que en el caso de que se alargase el Estado de Alarma se variarían todos los plazos referidos anteriormente, y es de esperar que estas medidas vayan siendo acrecentadas con nueva regulación.
  7. Todas estas medidas quedan desarrolladas en el  Anexo II.
  8. Os volvemos a aconsejar que, antes de tomar cualquier decisión al respecto, os pongáis en contacto con vuestras asesorías o utilicéis el servicio de asesoramiento que ha dispuesto el COAS a través del correo electrónico: asesorfiscal@coasevilla.org.

ANEXO I: PRINCIPALES NOVEDADES LABORALES

ANEXO II: SUSPENSIÓN DE PLAZOS EN EL ÁMBITO TRIBUTARIO