20 diciembre: inauguración de la exposición “A flote” comisariada por Fernando Clemente

Publicado el 20 diciembre, 2019

El COAS presenta “A flote”, una exposición que considera el trabajo de una nueva generación de pintores que desarrolla su actividad en nuestra ciudad, preservando esa tradición pictorica en Sevilla que ha resultado de vital importancia dentro del ámbito del arte español a lo largo de la historia.

La exposición, comisariada por Fernando Clemente, se inaugurará el próximo 20 de diciembre a las 20:00 en la planta baja y planta sótano del COAS (plaza Cristo de Burgos, 35) y podrá visitarse hasta el 10 de enero de 2020 en horario de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y los martes de 16:00 a 20:00.

La exposición reflexiona sobre el cambio que se produce en la pintura de estos artistas respecto a la que se ha venido realizando en España, después de que en la década de los 90 fuera desplazada a un segundo plano, desapareciendo prácticamente de las instituciones y de las grandes ferias de arte. Cuando emergió de nuevo, los pintores, contagiados por una resaca postconceptual, realizaron una pintura más mental y menos sensitiva, que al igual que el arte de la segunda mitad del siglo XX, necesitaba de arduas explicaciones retóricas.

Sin embargo en esta generación algo ha cambiado, probablemente debido al desarrollo de las redes sociales, de las que este grupo de jóvenes pintores son sus herederos más directos. Redes sociales que no hacen otra cosa que romper fronteras y que dan la posibilidad de ver de forma inmediata lo que se cuece en el resto del mundo sólo con el gesto de arrastrar el dedo por la pantallas del teléfono móvil. Esto sumado al desgaste que ha producido el arte conceptual en las generaciones que les precede, un arte poco comercial, dependiente de ayudas y becas del Estado y completamente descreído por la sociedad, ha dado como resultado esta nueva remesa de artistas que reflotan la pintura, pero que lo hacen de una manera diferente, de una forma más desacomplejada que no necesita defenderse con discursos, si no que se justifica en sí misma.

Ahora sólo nos queda esperar para comprobar que el cambio es real y no es solo producto de la frescura de su juventud.